Caracoles.

Solamente en algunos, muy pocos lugares los preparaban a pesar de la abundante vegetación y lluvias. Comparado con otras zonas se le prestaba muy poca importancia. No obstante, los emigrantes los preparaban, calculados para 15 personas con 600 gramos de jamón serrano, 750 gramos de chorizo, 700 gramos de panceta, un kilo de lomo, 2 kilos de nueces, 300 gramos carne, un kilo de tomate, 2 guindillas, aceite, cebolla, harina y sal. Primeramente limpiaban los caracoles en un recipiente, le añadían sal para la expulsión de la baba, esto se hacía dos veces cada 8 horas y se volvían a lavar bien uno a uno y se les añadía sal, vinagre y limón dos veces, y medio litro de vinagre. Se procedía nuevamente a quitar los sabores con el último lavado, con agua limpia se procedía a darles una primera cocción retirándolos del fuego al romper a hervir. Se repetía dos veces con el objeto de limpiarlos bien. La tercera cocción se procedía a su condimento con abundante cebolla, perejil, ajo y sal y se dejaba hervir unos 10 minutos y se retiraba. Picados todos los ingredientes a excepción de las nueces, se echaban en la cazuela, luego el refrito con el aceite, cebolla y harina, se les añade un poco de agua y a cocer a fuego lento durante 3 horas con la incorporación de las nueces.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .